La llegada del bebé puma | Comunidad Inti Wara Yassi (CIWY)

Noticias

Frank Ballard

28 noviembre 2019

No hay comentarios

Inicio Noticias

La llegada del bebé puma

La llegada del bebé puma

El 23 de octubre de 2019 era un martes como muchos otros en Ambue Ari. Eran las 7pm y todos estaban listos para otra noche de Santa María. Una noche un poco diferente a las otras de la semana, ya que todos vamos a un pueblo cercano para pasar el rato, compartir historias de los días en la selva, mientras bebemos una bebida fría y comemos una empanada. Excepto que este no era un martes ordinario. Había sido un mes difícil para todos en el parque, entre apagar incendios forestales en la jungla y sufrir las consecuencias de los bloqueos de carreteras por los conflictos políticos sociales en Bolivia. No tuvimos suerte durante mucho tiempo. De repente, un auto disminuyó la velocidad. La gente celebró la pequeña victoria que seguramente llevaría algunos a Santa María en la parte de atrás. Excepto que el automóvil era de color verde oscuro y provenía del gobierno, anunciado en letras blancas brillantes en los costados. En la parte trasera del automóvil había una pequeña caja de madera hecha a mano. Una caja que bufaba cuando alguien se acercaba demasiado para su gusto.

Los dos ojos aterrorizados de una puma bebe, de no más de 7 semanas de edad, nos miraban a través de las grietas de la caja haciendo que nuestros corazones saltarán un latido. No podíamos creer lo que veíamos. “¿Cómo sigue sucediendo esto?”. Parecía irreal.

El puma recien llegado de CIWY

La llevaron inmediatamente a la clínica veterinaria para que la examinaran las dos veterinarios. Estaba deshidratada, desnutrida, sin pelo en varias áreas, llena de parásitos con una soga sucia alrededor de su pequeño cuello y muy, muy asustada.

Los oficiales nos dijeron que fue encontrada en Guarayos, en una granja de ganado, la madre fue asesinada por el dueño porque se acercaba demasiado a sus animales. Mantuvieron al bebé atado a un poste a un poste durante varios días.

Los siguientes dos meses fueron tan mágicos como desafiantes en la clínica veterinaria Ambue Ari. Durante largas horas, fue atendida de todas las formas posibles. Fue tratada, alimentada, calentada, limpiada, enriquecida, entretenida, vigilada … El día no terminaba hasta la última comida o la última hora de juego, a veces a las 11 de la noche Lo más importante, se le enseñó a no temer a las personas. Enseñarle a confiar. Enseñarle a sentirse cómoda en el entorno de vida que era el único para ella ahora.

Ella creció para ser la hermosa y gran joven puma que es hoy. Y no podríamos estar más orgullosos de ella y su progreso. Esta es la historia del miembro más nuevo y más joven de la familia CIWY. Un miembro que desearíamos no tener. Un miembro para quien nada volverá a faltar, excepto su libertad que lamentablemente le fue quitado para siempre en un pequeño instante, debido a una decisión equivocada.