Guadalupe, una peji con suerte | Comunidad Inti Wara Yassi (CIWY)

Noticias

Frank Ballard

01 noviembre 2019

No hay comentarios

Inicio Noticias

Guadalupe, una peji con suerte

Guadalupe, una peji con suerte

No hace mucho, el mundo sufría al ver los terribles incendios en la Amazonía, incluyendo a Bolivia. Ocurridos entre julio y octubre de 2019, fue considerado como uno de los más graves desastres ecológicos en los últimos 10 años. El incendio se localizó en las regiones tropicales del bosque Chiquitano —considerado como un bien público de nuestro planeta—, la Amazonia boliviana y el Pantanal occidental. Afectó a poblaciones como Roboré, Puerto Busch y San Ignacio de Velasco de entre las ocho regiones implicadas directamente en el departamento de Santa Cruz y también en el departamento del Beni en Bolivia.

Así mismo puso en peligro reservas municipales como Tucabaca, el Parque nacional Noel Kempff Mercado o Ñembi Guasu, territorio de pueblos ayoreos no contactados. Este evento significó la pérdida de cinco millones de hectáreas de bosque seco de la Chiquitanía cuya vocación de suelo es forestal y que en los últimos años está siendo convertido en suelo de producción agropecuaria sin consulta previa con las comunidades que habitan la región.

Guadalupe el peji disfrutando una bebida
Guadalupe el peji disfrutando una bebida

Aquí tenemos a una de los sobrevivientes de la catástrofe que azotó Bolivia. Esta pequeña peji, conocida también como tatú poyú, tatú peludo, (Euphractus sexcinctus) llegó a Ambue Ari, uno de los santuarios de Comunidad Inti Wara Yassi, muy herida, cuando la catástrofe terminaba. Actualmente, luego de su tiempo en Clínica, estamos muy contentos de ver lo mucho que ha mejorado. Su especie se encuentra en estado de conservación Casi Amenazado de la UICN – Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Actualmente, luego de su tiempo en Clínica, estamos muy contentos de ver lo mucho que ha mejorado. A pesar que no se la ve mucho, ya que anda muy atareada construyendo su hogar en pasajes subterráneos, se está alimentando de maravilla, por lo que no podemos estar más contentos. Hoy por hoy Guadalupe, ya tiene su hogar en la selva y su mejoría se refleja en la cantidad de túneles que lleva haciendo en su nuevo territorio.