Parque Machía | Comunidad Inti Wara Yassi (CIWY)

Parque Machía

En 1996, con dos monos araña, dos monos capuchinos y un mono ardilla, CIWY estableció el primer santuario de animales silvestres en Bolivia: el Parque Machía. Hoy el santuario cuida a más de 400 animales, de más de 20 especies diferentes, incluidas varias que están amenazadas. Machía significa “serranía” en Yuracaré, la lengua indígena originaria de la zona.

Ubicada en un área de selva amazónica pre-andina, Machía ocupa aproximadamente 38 hectáreas de tierras de propiedad estatal. El municipio ofrece visitas guiadas a turistas por las áreas del santuario donde no alojamos animales, pero desde donde se pueden observar grupos de monos que han sido liberados por CIWY. Los grupos de monos a menudo se escuchan y se ven en las copas de los árboles, jugando y alimentándose. Muchas especies de aves también se pueden ver aquí. Hay una tarifa de entrada para los turistas a esta parte del santuario, pero este dinero va en su totalidad al Municipio y no a CIWY. El horario de visita es de 9:30-16:30 (excepto los lunes y días lluviosos).

Para obtener más información, llame directamente a la oficina de la alcaldía, al 44137521.
Nena Baltazar dirige el santuario con la ayuda de personal permanente y voluntarios internacionales, que se quedan por un mínimo de dos semanas. La función principal de Parque Machía es cuidar la fauna silvestre rescatada, y también sirve como sede principal de CIWY.

En 1996, el Consejo Municipal de Villa Tunari otorgó a CIWY el uso de las tierras del Parque Machía para nuestro trabajo con animales rescatados. CIWY, a su vez, protege el área de la deforestación y la caza indiscriminada. El municipio aún posee la tierra, aunque a lo largo de los años CIWY ha comprado propiedades adicionales para avanzar en nuestro trabajo, incluyendo tierras para una clínica veterinaria, un aviario y viviendas para empleados y voluntarios.

Cuando CIWY se estableció por primera vez en el Parque Machía, el problema relacionado con la caza furtiva, el tráfico ilegal de vida silvestre y la destrucción del medio ambiente era muy alarmante. Se tomaron muchas medidas para combatir estos problemas, y siempre involucramos a los niños y jóvenes de la comunidad a través de charlas informativas en los colegios, protestas y talleres. Esto ha avanzado con éxito la conciencia ambiental entre los jóvenes y adultos en el área. Incluso ha habido múltiples casos de jóvenes que dejaron de participar en actividades ilegales relacionadas con la vida silvestre y vinieron al santuario para ayudar a proteger a los animales.

En 2009, el Gobierno Municipal de Villa Tunari aprobó la construcción de una carretera que atraviesa el santuario, impactando severamente la tierra que utilizamos para cuidar la vida silvestre. A pesar de una fuerte campaña local y una campaña internacional que condena el camino, la construcción comenzó en 2010. Se aflojó el suelo, causando deslizamientos de tierra durante la temporada de lluvias. Estos deslizamientos de tierra no solo hacen que el camino sea intransitable durante gran parte del año, sino que también contribuye a una mayor pérdida de hábitat. La construcción del camino y sus consecuencias han reducido severamente nuestras áreas de manejo de animales, forzándonos a reubicar ciertos animales.

Más de 400 animales de más de 20 especies diferentes viven dentro del santuario Parque Machía, incluidas especies en peligro de extinción como los monos araña de cara negra, un oso andino, guacamayos y más. El santuario se especializa en el cuidado de monos capuchinos, monos araña, coatíes y muchas especies de aves.

Los veterinarios a tiempo completo y de temporada, y los cuidadores de animales cuidan a los animales con la ayuda de voluntarios nacionales e internacionales. Las dietas de los animales se manejan cuidadosamente para satisfacer necesidades nutricionales específicas, y se les proporciona diariamente enriquecimiento ambiental para mantenerlos estimulados y ayudarlos a desarrollar comportamientos naturales.

El Parque Machía alberga una gran cantidad de mamíferos, aves y reptiles. Se han desarrollado varios sistemas de manejo para proporcionar una calidad de vida óptima para cada individuo de acuerdo con sus necesidades. También se han creado protocolos para garantizar la seguridad del personal y los animales. Las modalidades de manejo son los siguientes:

Animales libres

En Parque Machía viven muchos animales libres, algunos de ellos de manera natural y otros que han sido liberados en la zona. Estos grupos coexisten en el santuario. CIWY ha liberado grupos de monos capuchinos a lo largo del tiempo que se han adaptado a vivir libres en Machía. Son grupos independientes que son monitorizados a distancia.

Animales semi-libres

Este sistema fue desarrollado para animales que no pueden ser liberados porque dependen del personal para su alimentación y protección. Aunque no son completamente independientes, pueden disfrutar de ser libres. Algunos animales semi-libres eventualmente recuperan las habilidades de supervivencia necesarias para ser liberados por completo, mientras que otros permanecen en este sistema de por vida.

Sistema de runners

El sistema de runners es ideal para monos con cierto grado de habilidades sociales y que permiten el manejo directo de voluntarios y personal. Pasan sus días en grandes runners, donde tienen un área mayor para moverse libremente e interactuar con otros monos. Esto fomenta comportamientos sociales que ayudan a crear vínculos entre los individuos del grupo y reduce los niveles de estrés. Por la noche, están protegidos en recintos o jaulas. Dependiendo del comportamiento del animal, este sistema se lleva a cabo con o sin contacto directo con las personas.

El objetivo final de este sistema es la formación de tropas estables, que luego pueden liberarse en la naturaleza. Esto no siempre se puede lograr, debido a la falta de habilidades sociales de algunos de los individuos. Incluso cuando no es posible formar un grupo estable que pueda liberarse, fomentamos los comportamientos sociales naturales, ya que son muy importantes para el bienestar de los animales.

Recintos

Algunos animales viven completamente en recintos, adaptados a su especie. Muchos de estos animales carecen de habilidades sociales, lo que les impide vivir en grupos, mientras que otros pertenecen a especies solitarias. El contacto directo no es posible con estos animales, ni con el personal ni con los individuos de su especie. Les ofrecemos enriquecimiento ambiental diario para promover comportamientos naturales e implementamos programas para promover el comportamiento social (si es apropiado para la especie).

Nuestros animales rescatados dependen de voluntarios y miembros del personal compasivos y dedicados para garantizar una alta calidad de vida y una oportunidad de rehabilitación. Hay muchas maneras de involucrarse:

Si tienes preguntas o una idea para un proyecto, no dudas en contactarnos en info@intiwarayassi.org.